Principales diferencias entre divorcio y divorcio exprés

Principales diferencias entre divorcio y divorcio exprés

De la misma forma que casarse lleva su tiempo, un divorcio no es cuestión de horas. No obstante, se pueden agilizar los trámites a través del divorcio exprés. ¿En qué consiste? ¿Qué lo diferencia de un divorcio ordinario? ¿En cuánto tiempo se puede conseguir? Respondemos a todas estas preguntas a continuación.

Reducción de costes y trámites

En lenguaje llano, el divorcio exprés vendría a ser un tipo de divorcio “low cost”. Este permite reducir los costes y trámites de un divorcio convencional. Básicamente simplifica el procedimiento de disolución de un matrimonio convencional a todos los niveles. Es, por tanto, la opción más sencilla y económica a la hora de divorciarse, pero no siempre es la más indicada. Se debe ajustar a unas pautas que fundamentalmente contemplan aquellos supuestos en los que no cabe la posibilidad de complicaciones. Es decir, antes de optar por el divorcio exprés conviene estar seguro de que no habrán imprevistos durante el proceso.

Divorcio exprés para disoluciones amistosas

Puede ser que a priori no haya acuerdo sobre repartición de bienes y/o responsabilidades conjuntas como puede ser una custodia. Si lo tuyo es un divorcio complicado, lo mejor es que optes por el divorcio convencional. El divorcio exprés no contempla complicaciones en el proceso. Está especialmente pensado para casos sencillos y, sobre todo, fáciles de resolver. En otras palabras, matrimonios sin hijos o con hijos mayores de edad ya emancipados, sin propiedades en común ni ningún otro vínculo que tenga que perdurar en el tiempo más allá de la disolución.  Vendría a estar indicado  en aquellos casos en los que las partes se desvincularán completamente la una de la otra. Es decir, una vez ratificado el divorcio, los excónyuges emprenderán caminos totalmente por separado. En esos casos tan solo bastaría con firmar un convenio regulador de divorcio y ratificarlo después en el juzgado delante del secretario judicial.

Divorcio tradicional en la lucha de derechos

El divorcio convencional es un poco más costoso que el divorcio exprés en todos los sentidos. Sale más caro y probablemente se dilate mucho más en el tiempo. No obstante, a veces corre más quién camina despacio, especialmente si existen circunstancias de por medio complicadas de resolver. En esos casos en los que hay mucho en juego, ya no solo a nivel económico, conviene informarse bien con un abogado. Es importante tener en cuenta que las decisiones que se tomen en ese momento pueden condicionar toda una vida.

Lo más probable es que el proceso se demore. No obstante, con esta opción conoceremos al detalle todos los pasos que debemos dar para nuestro mayor beneficio y tranquilidad en un futuro. Además, nos informarán sobre los tipos de guardia y custodia para menores  y cuál es el más indicado en nuestro caso, si tenemos. También nos pondrán en conocimiento sobre el pago de pensiones de alimentos para los hijos y sobre las disoluciones de regímenes económicos matrimoniales. Y luego está la partición de bienes y propiedades en común que pudiéramos tener. Para todo ello conviene documentarse bien y dejarse asesorar. Aunque el proceso se pueda demorar un poco más y nos cueste más dinero, conviene recordar que a veces lo barato, a la larga, sale caro.

Por tanto, en resumen, si hay que hilar fino a la hora de defender los derechos de los cónyuges lo mejor es optar por el divorcio tradicional. El divorcio exprés está reservado para nulas o pocas complicaciones.

Procedimiento judicial del divorcio exprés

Tanto en el divorcio exprés como en el convencional de toda la vida, el proceso se inicia con una demanda de divorcio. Se trata simplemente de una petición pues puede ser de mutuo acuerdo. En esos casos, la demanda es presentada de forma conjunta por los dos cónyuges. También puede ser presentada solo por uno de los dos, con el consentimiento del otro.

Junto con la demanda se debe presentar un documento llamado Convenio Regulador en el que se recogen los términos del divorcio previamente pactados. Es decir, ahí quedan recogidos todos los supuestos que intervienen en dicho proceso de divorcio. Entre ellos estaría el cuidado de los hijos sujetos a patria potestad o el régimen de visitas. El Convenio también recoge a quién se le atribuye la vivienda y la liquidación del régimen económico matrimonial. Aquí entraría la pensión que se deba abonar, según el caso, a uno de los cónyuges.

Una vez admitida la demanda a trámite, se cita a los cónyuges para que se ratifiquen en su petición de divorcio. Deberán hacerlo en el juzgado ratificando a su vez los términos del convenio regulador que han presentado. El Juez dicta sentencia aprobando dichos términos y el divorcio ya es una realidad: los cónyuges ya están felizmente divorciados.

Si no hay hijos de por medio, el trámite del divorcio exprés es muy rápido, aparte de económico. En el caso de tener menores en común o hijos incapacitados puede demorarse un poco más. En ese caso se requiere de la aprobación del Ministerio Fiscal.

Demanda de divorcio en los procesos contenciosos

En los procesos llamados “no amistosos”, uno de los cónyuges presenta la demanda. Esta debe incluir toda la documentación relativa al proceso de divorcio. Si se solicitan medidas de carácter patrimonial, por ejemplo, se deben incluir todos aquellos documentos relativos. Aparte, para temas de pensión u otros, se deberá probar la situación económica de los cónyuges.

Una vez interpuesta la demanda, ésta le será notificada al otro cónyuge quién podrá interponer una reconvención, es decir, otra demanda contra el inicialmente demandante. Posteriormente, se fijará fecha para la vista, en la que deberán comparecer ambos cónyuges junto con sus abogados. Si existen hijos menores, serán escuchados si se considerara necesario siempre y cuando sean mayores de 12 años.

El Juez considerará todas las pruebas aportadas y escuchará a ambas partes si todavía no han llegado a ningún acuerdo entre ellos. Finalmente dictará sentencia.

Diferencias entre divorcio y divorcio exprés. Según todo lo expuesto, conviene tener muy en cuenta cuál es el divorcio que  mejor se adapta a nuestro caso particular antes de decantarse por uno u otro.

¿Cuáles son las ventajas de la separación de bienes?

¿Cuáles son las ventajas de la separación de bienes?

Te casas y todo es felicidad. Y ojalá fuera así para siempre, pero a veces llegan los problemas. Y los divorcios. Más vale prevenir que curar. Asegúrate un futuro tranquilo y elige la separación de bienes. Te contamos las ventajas.

¿En qué consiste la separación de bienes?

Antes de casarte, tú y tu pareja deberéis tener claro el régimen económico matrimonial que vais a elegir. Y no es una decisión cualquiera porque podría ahorraros muchos problemas en un futuro si las cosas fueran mal. La separación de bienes es el sistema más seguro para que ambos cónyuges puedan mantener protegidos sus propios bienes en caso de divorcio o separación. Es por ello que la recomendación que se suele hacer a ambas partes antes de casarse es la de optar siempre por este régimen. No obstante, la gran mayoría de matrimonios que se celebran en nuestro país se realizan bajo el régimen de gananciales.

Principales ventajas de la separación de bienes

Da una mayor libertad e independencia económica

La separación de bienes permite a cada cónyuge actuar libremente con sus ganancias y propiedades. Cada uno mantiene la propiedad a su exclusiva titularidad. Tiene libre disposición de todo aquello que poseía de soltero/a y de lo que adquiere de casado/a. Y también de futuras herencias que pudiera recibir.

A menos decisiones conjuntas, menos discusiones

Como cada cónyuge es titular y propietario único de sus bienes, se reducen los conflictos o discusiones de pareja. Cada miembro puede  comprar, vender, administrar o hipotecar sus bienes (exceptuando la vivienda familiar) sin necesidad de contar con el consentimiento del otro.

Menos impuestos

Desde un punto de vista fiscal, al declarar de forma individual y no conjunta, la renta es más baja. Y también los impuestos serán mucho menores.

No da lugar a dudas

En caso de separación, la repartición queda clara. Todos aquellos bienes obtenidos antes o durante el matrimonio pertenecerán al cónyuge que los haya comprado.

Menos problemas futuros

La separación de bienes ofrece muchos menos problemas en caso de divorcio o separación. Llegado el caso, cada uno se quedaría con sus propiedades. Únicamente se deberán dividir todos aquellos bienes que hayan sido conseguidos o comprados de manera común durante el matrimonio. Para ello es importante poner a nombre de ambas partes todos los bienes adquiridos durante la convivencia matrimonial. De otra manera no podrá demostrarse que han sido obtenidos con el esfuerzo y sacrificio de ambos cónyuges.

Más seguridad familiar, separación de riesgos

Supone un beneficio en los casos en que uno de los cónyuges lleva a cabo una actividad profesional de riesgo para todo el patrimonio familiar. Al tratarse de obligaciones personales, si uno de los dos cayera en quiebra o contrajera deudas, los bienes de la pareja no se verían afectados.

¿Cuál es la principal diferencia respecto a los bienes gananciales?

La principal diferencia de ambos regímenes económicos es el sistema de repartición de bienes y ganancias en caso de divorcio. Así, si dos personas se han casado en bienes gananciales, éstos se dividirán por la mitad. Y “éstos” incluye los bienes de cada uno anteriores al matrimonio y todo lo que se haya obtenido durante el mismo. Todo se divide a partes iguales, independientemente de si uno ha aportado más o menos.

Este régimen es el que se aplica por defecto en la mayor parte de las comunidades autónomas de nuestro país. En caso de no notificar lo contrario, todas las ganancias y adquisiciones obtenidas durante el matrimonio pasarán a formar parte del patrimonio conjunto. Y si hubiera divorcio, dicho patrimonio se dividiría por la mitad para que cada uno reciba la misma cantidad.

El principal inconveniente de este régimen es que se responde con todos los bienes de la pareja en caso de que uno de los dos contraiga deudas.

¿Por qué se sigue optando entonces por los bienes gananciales?

A pesar de las ventajas destacadas de la separación de bienes, la gran mayoría de matrimonios que se celebran en nuestro país se realizan bajo el régimen de gananciales. Esto es en parte por desconocimiento. Muchos contrayentes no conocen ni siquiera los distintos tipos de regímenes económicos matrimoniales que existen ni qué comporta cada uno.

Entonces todo es amor y color de rosa y en lo último que piensas  es en el dinero. Y aunque algunos sí lo piensen, no se lo comentan a su pareja por no generar desconfianza entre ellos. Pero siempre hay que ir más allá y pensar que las cosas pueden cambiar de un momento a otro. Si más no, hay que ser consciente de las obligaciones y derechos que se desprenden de cada régimen económico. Si lo que quieres es proteger los bienes obtenidos antes del matrimonio, siempre será recomendable la separación de éstos, la separación de bienes.

Elige lo que quieras, pero conscientemente

En el momento en que se contrae matrimonio, entre ambos miembros de la pareja se establece una relación económica. Ésta debe ser acordada entre los dos y así constará en las capitulaciones matrimoniales.

Por ello, se deben valorar considerablemente todas las opciones. Se trata de una decisión de vital importancia ya que tu futuro y bienestar podría variar y mucho si te lanzas de cabeza y sin pensar.

Recuerda que dependiendo de la comunidad autónoma en la que te encuentres, se aplicará por defecto uno u otro régimen. Antes de contraer matrimonio, infórmate bien para notificar qué régimen prefieres y poder modificarlo ante notario en caso necesario.

En otras palabras, simplifica todo el proceso del divorcio

Desgraciadamente la separación de un matrimonio es algo que cada vez se da con mayor frecuencia. Por ello, apostar por los bienes gananciales es asumir un riesgo que puede salir muy caro en un futuro. La mejor manera de guardarse las espaldas si el matrimonio termina fracasando es la separación de bienes. De este modo, ambas partes siempre conservarán sus propiedades en caso de que las cosas fueran mal. En definitiva, sí, conviene que las parejas realicen separaciones de bienes con el cónyuge y elegirlo como régimen económico en el matrimonio.

¿Cuánto cuesta hacer un testamento y cobrar una herencia?

Una de las preocupaciones que tenemos las personas en vida, es conocer cuánto cuesta hacer un testamento. Lo cierto, es que aunque en un primer momento pueda parecer mucho papeleo, algo engorroso o caro, más bien todo lo contrario. Digamos que es un procedimiento rápido y que tiene un coste bajo.

Sin embargo, si hablamos de cobrar una herencia ya las cosas se complican, porque entra el juego la comunidad autónoma.

En este escrito trataremos de resolver todas las dudas de nuestros clientes, para que siempre tengan información verídica a mano y no se lleven sustos frente a ningún tipo de procedimiento.

 

El verdadero precio de hacer un testamento

Hacer el testamento suele costar entre 35 y 80 euros. Por lo general, el precio no debería sobrepasar los 50 euros, pero podría haber casos en los que el procedimiento sea más largo y éste se vaya hasta los 80 euros. Este es el precio que el propio Consejo General del Notariado establece.

Como se puede apreciar, no es un precio alto a pagar teniendo en cuenta que en el momento del fallecimiento, dichos bienes pasarán a formar parte de otra persona.

Así que si quieres hacer un testamento, ya ves que el precio no será un problema en absoluto. Además, el proceso tampoco es engorroso. Solo se necesita el DNI y explicarle al notario cómo quieres repartir el patrimonio. No tendrás que hacer nada más que esto. E incluso podrás modificarlo si deseas, por eso no debes preocuparte.

No obstante, dependiendo de la complejidad del testamento, el notario podría pedirte las escrituras de los bienes. Necesitará acceder a dicha información para poder redactar el testamento por escrito, de tal forma que no hagan falta testigos presentes en dicho momento de realizarlo.

 

¿Cuestan todos los notarios lo mismo?

Si tenemos en cuenta que los notarios en España son funcionarios públicos que cobran por aranceles, significa que cobra lo mismo en todas las notarías por dicho documento. E incluso podrías disfrutar de un descuento del 10%. No obstante, dependiendo de cómo se realicen las escrituras (número de folios y demás) podría haber diferencias, pero pocas.

Cualquier persona puede realizar un testamento. Si bien es cierto que si una persona fallece sin haber hecho testamento, los bienes se irán repartiendo según el derecho común. Aún así, son muchas las ventajas y razones para hacer testamento. Como bien te lo reflejamos en este otro artículo.

 

¿Cuánto cuesta cobrar una herencia?

Otra de las preguntas habituales si hablamos de herencias y testamentos, es el precio de cobrar una herencia.

Lo cierto, es que no existe un precio fijo establecido porque depende de muchos factores, como por ejemplo la cuantía del testamento y la comunidad autónoma en la que reside la persona fallecida. De ello dependerá el impuesto de sucesiones a pagar, entre otros. Pero hazte a la idea de que cuanto más heredes, más tendrás que pagar.

 

  • ¿Sabías que si hay un testamento previo sale más barato heredar? Esto es debido a que la persona que recibe la herencia se ahorra el trámite notarial o judicial sobre la declaración de herederos. Además, al existir previamente una voluntad plasmada en papel, es mucho más fácil y rápido.

Pero en el momento de recibir una herencia, hay que abonar el Impuesto de Sucesiones. Éste incluye todos los bienes. Pero si a mayores se hereda un inmueble, habría que abonar la plusvalía municipal.

Aún así, lo verdaderamente impactante, es que el precio a pagar depende mucho de la comunidad autónoma. No cuesta igual heredar una misma cantidad en distintos lugares. Cuesta muy distinto.

 

¿Cuánto cuestan los trámites, impuestos y gestiones de las herencias?

No podemos calcularlo sin saber exactamente las circunstancias. Para ello, habrá que tener en cuenta los gastos entre IIVTNU, notaría, registro, etc. A eso habrá que sumarle el precio del abogado (opcional pero recomendado) si quieres que gestione la herencia por ti para que no tengas que preocuparte de nada.

En la siguiente imagen compartida por el sitio web Teinteresa.es podemos verlo en detalle. Vemos que la diferencia del impuesto a pagar es muy alta.

Tomando como referencia este mapa, vemos que en los sitios donde más se paga por una herencia son Andalucía, Aragón, Extremadura, Castilla, Asturias… sin embargo, en Madrid y Cataluña es más barato heredar. Lo mejor es que consultes la normativa en ese mismo año en el que recibas la herencia, porque está continuamente cambiando.

Además, hay bonificaciones para que pagues menos, por lo que es importante que lo consultes llegados a ese momento. Pero tomando el anterior mapa como referencia, puedes hacerte una idea de dónde sale más caro y/o más barato donar.

 

¿Es necesario contratar a un abogado para cobrar una herencia?

Por prudencia sí lo aconsejamos. El abogado especialista en herencias y sucesiones podrá revisar las operaciones particionales y asesorar al cliente acerca de los plazos y requisitos. Es más, en el caso de que se abra un proceso judicial si no hay acuerdo entre los herederos, sería necesario por ley contratarlo.

A modo de conclusión, habrás podido ver que el precio de hacer un testamento es muy económico pero el de recibir la herencia, no tanto. Por ello, muchas personas deciden dejar los bienes en vida con unas determinadas cláusulas. Aún así, podrás hacer lo que más se ajuste a tus necesidades e ideas.

Pero hacer un testamento es algo económico que realmente aconsejamos a todas las personas. Es una manera de dejar grabada dicha voluntad y de facilitar las cosas a los herederos, por lo tanto, son todo ventajas. El precio de la herencia dependerá de muchos factores, pero cuanto más se deje más habrá que pagar. Y si tienes la suerte de vivir en una comunidad en la que se pagan menos impuestos por heredar, mejor, porque te saldrá más económico recibir tu herencia.

 

Recuerda que si tienes dudas sobre el tema de herencias y sucesiones, somos abogados expertos y especializados y podremos ayudarte en todo lo que precises. Contacta ahora sin compromiso.

¿Donar en vida o dejar en herencia?

¿Donar en vida o dejar en herencia? El eterno dilema

En estos momentos, son muchas personas que se plantean la posibilidad de donar en vida su patrimonio, debido a los altos costes de recibir una herencia. En este artículo, analizaremos las ventajas o desventajas de esto, así como sus posibles consecuencias, para que veas qué opción te conviene más elegir. Así que si tienes dudas sobre si donar en vida o dejar una herencia, te lo contamos:

¿Es mejor donar en vida o dejarlo en herencia?

En la actualidad, en España, en el momento en el que el propietario de una vivienda fallece, la opción que “gana” por mayoría sigue siendo la herencia. Suele ser la opción más recomendable, pero en muchos casos, los impuestos que hay que abonar dependiendo de la comunidad autónoma pueden darnos la respuesta sobre qué hacer.

En primer lugar, digamos que la herencia o donación tiene un valor. Y sobre ese valor, se hace la liquidación del impuesto (de sucesiones o donaciones). Es decir, donar una vivienda en vida no es gratis, ni tampoco se puede vender a un hijo por cero euros. ¡Esto haría saltar las alarmas en Hacienda! Y lo que es peor, podríamos exponernos a una sanción económica.

Digamos, que cada vivienda tiene un valor mínimo a efectos fiscales y en base a eso se calculan los impuestos a pagar: donación, sucesión, IRPF, plusvalía municipal

¿Qué impuestos se pagan ante donaciones o sucesiones?

Impuesto de Sucesiones y Donaciones

Tanto si se da lugar una herencia como una donación, el sujeto pasivo es quien deberá pagar el impuesto. Éste depende de la comunidad autónoma y de la legislación, pero no es gratis. En el caso de recibir una vivienda por herencia, tiene una reducción del 95% en la base imponible sobre la que se calcula dicho impuesto hasta 122.606 euros. Pero puede variar dependiendo de la comunidad.

Es importante que sepas que existe un impuesto de sucesiones y donaciones. Aunque decidas darle a tu hijo tu casa antes de fallecer, tendrá que pagar igualmente por recibir la vivienda.

IRPF

Este impuesto recae sobre quien hace la donación o sobre la persona fallecida que deja una herencia. En el segundo caso, como es lógico, está exento de pagarlo, sin embargo, si la transmisión del patrimonio se hace por donación sí deberá declararlo en la renta. Ojo, porque si es vivienda habitual y tiene más de 65 años, no debería hacerlo.

Plusvalía municipal o Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana

En tercer lugar, es un tributo directo que grava el incremento de valor que puedan experimentar los terrenos y que ponga como manifiesto el motivo de la transmisión de dicha propiedad, ya sea una donación o herencia, o de tipo compraventa. El pago de este impuesto le corresponde a los herederos. Lo mismo en el caso de que se trate de una donación en vida, quien recibe la donación deberá asumir dicho pago de plusvalía municipal.

La importancia de la ubicación de la vivienda

En el momento en el que se produce una herencia o donación, es de suma importancia el lugar en el que se encuentra ubicado dicho inmueble, además del lugar de residencia de la persona fallecida o que realiza la donación.

Si se trata de una herencia, el impuesto de sucesiones se liquidará en la Comunidad Autónoma del fallecido. O en donde tuviera su residencia habitual en los últimos 5 años antes de morir.

Pero si se trata de una donación, es importante sobre todo la ubicación del inmueble, porque estas donaciones se tributan en la comunidad autónoma en la que se encuentren.

Es muy importante conocer esta información, porque de una opción a otra podríamos estar hablando de una diferencia de precio considerable. Si por ejemplo, si un contribuyente reside en una comunidad en la que las donaciones o sucesiones de padres a hijos no están bonificadas pero el mueble está en una comodidad en la que sí, podría ser más interesante la donación.

¿Cómo influye el grado de parentesco?

La edad de los herederos y el grado de parentesco influyen, así como otros factores. Por ejemplo, la ley estatal regula reducciones en base a esto, así como las terminadas bonificaciones por comunidad. En el caso de que las donaciones no sean entre familiares directos, no habrá reducciones por parentesco en sucesiones. En este caso las transmisiones serían muy costosas.

¿Se pueden revocar las donaciones?

Esto es muy importante. La persona que dona su vivienda, puede imponer unas determinadas condiciones a cambio de la donación. Es habitual, que muchas personas decidan donar la propiedad pero reservan el derecho a seguir usando y disfrutando el bien hasta el momento del fallecimiento. Es decir, un padre que decide donar su casa a su hijo, pero éste no podrá echarle mientras viva, por lo que podrá seguir viviendo en ella si quiere.

En términos técnicos y jurídicos, se conoce como una donación con usufructo vitalicio de la vivienda. En este caso, prácticamente todo el valor de la vivienda tributaría en el momento de la donación con la bonificación de dicho impuesto. Y solo con el fallecimiento de los progenitores, los hijos tribujarían por el valor del usufructo.

No obstante, sí es importante mencionar que existe la manera de revocar la donación en caso de ingratitud. Si el donatario comete un delito contra la persona, el honor o los bienes del donante.

Entonces… ¿qué es mejor? ¿Acaso existen tantas diferencias?

Llegados a este punto, puedes apreciar que realmente no existen tantas diferencias entre las donaciones y las herencias.

Es habitual ver cómo muchos padres, por miedo a que sus hijos no puedan pagar las gerencias que reciben, les pagan ellos mismos los impuestos de donaciones en vida para que éstos no tengan que pagar nada por su cuenta. Está claro que depende de muchos factores, sobre todo, de la situación de los progenitores, que son quienes tienen los bienes y deben decidir qué hacer con ellos.

Recuerda que si tienes dudas, podemos ayudarte en todo lo que necesites al respecto.

 

¿Te ha quedado más claro qué hacer? ¿Opinas que es mejor realizar una donación en vida o mejor dejar una herencia?

Herencias: respuesta a las dudas más frecuentes

Respuestas a las principales dudas sobre herencias

A la hora de recibir una herencia, surgen tantas dudas que a veces es casi imposible enumerarlas todas. En este artículo, hemos decidido recuperar la respuestas a las dudas más frecuentes que se hacen los usuarios que están en proceso de recibir una herencia. Te sorprenderá saber la cantidad de personas que se preguntan lo mismo que tú una y otra vez. Si quieres ampliar tus conocimientos en este tema, te invitamos a que sigas leyendo:

 

Principales dudas sobre herencias

¿Cuánto cuesta hacer un testamento?

Esta es una de las primeras preguntas que surgen en torno al tema de las herencias. Hacer un testamento no es precisamente caro. Cuesta en torno a 40 euros que la persona realice un testamento ante notario. Este es el precio medio de un testamento sencillo, pero puede encarecer el precio si es más complejo.

Los únicos pasos a seguir son ir a la oficina y expresarle su voluntad al notario. Éste se encargará de dejarlo por escrito para efectos legales.

Existen casos en los que el testamento no se ejecuta y no por el precio, sino porque la muerte ocurre de repente. También hay personas que esperan muchos años para hacer el testamento. No hay una edad para hacerlo, pero no es algo que deba dejarse para el final de la vida.

 

¿Se puede hacer un testamento sin ir al notario?

Las personas mayores de 18 años que no estén incapacitadas podrán redactar su propio testamento a mano. Se conoce como testamento ológrafo.  Aunque esto no quita que no haga falta que vaya con la fecha, firma y escrito por el testador.

En el caso de hacerlo de esta manera, se podrá guardar en casa (o en cualquier lugar seguro) o bien, dárselo a un tercero. Y en el caso de que ocurra algo, éste tercero tendrá que entregar el documento para se conozca la voluntad del fallecido. Tiene la misma validez que el que se realiza ante un notario, pero puede sufrir más impugnaciones.

 

¿Se puede cambiar el testamento una vez hecho?

Por supuesto. Podrás cambiarlo tantas veces como quieras y solo tendrá validez el último. No es nada extraño ni fuera de lo habitual porque siempre ocurren cosas en la vida de uno que le lleva a cambiar de opinión acerca de lo que pensaba tiempo atrás: una separación, problemas con familiares, etc.

 

En caso de no hacer testamento… ¿quién hereda?

  • Los descendientes. Los primeros en heredar son los hijos a partes iguales, así como nietos, bisnietos…
  • Si no hay descendientes, los ascendientes. En este caso heredarán los padres (en el caso de que uno siga con vida). Si ambos han fallecido, pasarán a los abuelos, bisabuelos, etc.
  • El cónyuge. Sin testamento solo recibe la herencia si no hay descendientes o ascendientes.
  • Hermanos. Se repartirán entre los hermanos a partes iguales. Si alguno de ellos hubiese fallecido, lo recibirán los hijos.
  • Primos. En caso de que no existan hermanos, pasarán a los primos.
  • Estado. En el caso de no tener ningún familiar que cumpla con cualquiera de los rangos mencionados, será el Estado quien herede los bienes.

 

¿Cómo sé que la persona que ha fallecido ha dejado un testamento?

En muchos casos, ni los familiares cercanos saben si el fallecido ha dejado un testamento ante notario con sus últimas voluntades. Pero para saberlo con certeza, se puede pedir el Certificado de Actos de Última Voluntad en las oficinas de atención al ciudadano o incluso por Internet. Aunque eso sí, será necesario que pasen al menos 15 días desde el fallecimiento.

Este Certificado de Actos de Última Voluntad es meramente de carácter informativo. Solo indica si hay testamento y en qué notaría se ha depositado. Para conocer su contenido tendrás que ir al notario.

 

¿Qué es el usufructo?

El usufructo es común escucharlo en los casos en los que una persona está disfrutando de un bien sin ser propietario. Suele darse cuando una persona queda viuda. No lo podrá vender, pero sí quedarse con los rendimientos que produzca (ejemplo: un alquiler).

 

¿Se puede beneficiar a uno de los hijos por encima de otros? ¿O a una persona que no sea de la familia?

La herencia está dividida en 3 partes. La legítima (para los herederos forzosos), el tercio de mejora y de libre disposición. Es el tercio de mejora la que se puede emplear para dejarle a un hijo, nieto (o descendiente) una tercera parte de la herencia. La de libre disposición se puede usar sin restricciones para quien se quiera, sea o no sea de la familia incluso.

 

¿Se puede desheredar a un hijo?

Sí es posible desheredar a un hijo, pero es lo suficientemente complicado para que pocas personas lo lleven a cabo. Se deben dar otras circunstancias (como un delito). Pero si el descendiente que es desheredado tiene hijos, son éstos quienes recibirán la herencia. Es decir, los nietos.

 

¿Se pueden heredar sólo los bienes y no las deudas?

Existen 2 formas de aceptar una herencia: de forma pura y simple, y a beneficio de inventario. Si se acepta de forma simple, el heredero tendrá que saldar las deudas con su patrimonio. La última permite que se paguen las deudas y que los herederos reciben lo demás.

 

¿Es posible rechazar una herencia?

Por supuesto. Cualquier persona es libre de rechazar o renunciar a una herencia siempre y cuando así lo considere. Aunque tendrá que hacerlo de forma explícita, por medio de un escrito o ante un juez. En el caso de rechazar la herencia se hará de manera plena: no se podrá rechazar una parte y quedarse con la otra, ni se podrá volverse atrás. Una vez se rechaza no hay vuelta de hoja.

Pero ojo, porque podría darse el caso de que la persona que rechaza la herencia tiene acreedores. Estos podrían pedir al juez la autorización para aceptar la herencia en el nombre del heredero.

Estas son algunas de las dudas más generales que surgen cuando hablamos de las herencias. ¡Esperamos desde Roces Castaño haberte ayudado una vez más a resolverlas!

¿Cómo se reparte una herencia sin testamento?

¿Qué pasa cuando no hay un testamento hecho? ¿Cómo se reparte una herencia sin testamento?

En este artículo responderemos a todas estas cuestiones y te mostraremos acerca del procedimiento que se debe de llevar a cabo para repartir los bienes de una herencia cuando no hay un testamento de por medio o cuando no es válido.

No cabe duda de que son muchas las personas que al alcanzar una determinada edad, deciden acudir a una notaría y hacer un testamento para repartir sus bienes como éstas quieran.

Pero también puede ocurrir, que la persona fallezca sin haber hecho testamento. En el momento en el que esto ocurre, se hereda igualmente si existen bienes. Es lo que se llama sucesión intestada o legítima.

 

Repartir herencia sin testamento, todo lo que necesitas saber

Si una persona fallece y no deja testamento, ¿qué ocurre con sus bienes? ¿Cómo se reparten si no existe un testamento previo? ¿Se puede heredar sin que éste exista?

Lo primero, es abarcar la definición de sucesión intestada.

 

Sucesión intestada

En el caso de que una persona muera y no haya testamento de por medio que diga cómo se han de repartir los bienes (o si éste no es válido), va a tener que hacerse siguiendo las leyes. Se produce lo que se conoce como la sucesión intestada. Es la ley quien dice cómo se deben de repartir los bienes del fallecido que no ha podido dejar testamento en vida. La sucesión intestada tendrá lugar tendrá lugar en los siguientes casos:

  • Cuando la persona fallece y no deja testamento o es nulo.
  • Cuando el testamento no contiene el nombre del heredero en los bienes.
  • Cuando el heredero fallece antes que el testador (o rechaza la herencia).
  • Cuando el heredero no puede suceder (heredar).

 

¿Qué es el derecho de representación?

Es importante que también tengas claro este concepto. Porque puede ocurrir que la persona con derecho a heredar haya fallecido dejando descendientes. Si esto ocurre, por medio del derecho de representación, los descendientes podrán heredar lo que hubiera heredado el fallecido.

 

¿Quién hereda en este caso y en qué orden?

El Código Civil es el que establece en qué orden se hereda, más concretamente, de la siguiente manera:

  • Hijos y descendientes. Los primeros en heredar son los hijos y sus descendientes. Los hijos heredan por partes iguales. Los nietos y demás descendientes por derecho de representación.
  • Ascendientes. Cuando no hay hijos de por medio, heredan los ascendientes. En el caso de la madre y el padre heredarán a partes iguales. Si solo vive uno, recibirá toda la herencia. Si no está vio ninguno, heredarán los ascendientes más cercanos.
  • Cónyuge. Cuando no hay ascendientes ni descendientes, quien hereda es el cónyuge, salvo que estuvieran separados a efectos judicial.
  • Hermanos. Luego, le siguen los hermanos. Si todos fueran hermanos tanto de uno como de otro, heredarán a partes iguales. En segundo lugar, si tenemos hermanos con sobrinos o hijos de hermanos, los primeros van a heredar por cabezas y los segundos por estirpes. En el caso de que concurren hermanos de padre y madre con medio hermanos, tendrán el doble en la herencia. Si por el contrario hubiera solo hermanos por parte de ambos, heredarán a partes iguales.
  • Parientes. En el caso de que no haya ninguno de los familiares anteriores, accederán a la herencia los demás parientes del mismo en línea colateral hasta el cuarto grado.
  • Estado. En el momento en el que no existen familiares con derecho a heredar, quien hereda la herencia del fallecido es el Estado. Por lo general, un tercio va destinado a instituciones municipales. Luego a instituciones provinciales. Y por último, a la Caja de Amortización de la Deuda pública. No obstante, es importante que sepas que cada comunidad es un mundo, puesto que cuentan con una legislación propia en materia de sucesiones como pueden ser Aragón, País Vasco, Navarra, Galicia, Islas Baleares o Cataluña.

Una vez conocida esta información, es importante que sepas los pasos a seguir para recibir la herencia sin previo testamento.

 

¿Cuáles son los pasos a seguir para recibir una herencia?

Si quieres obtener los bienes que puedes heredar, es importante que tengas en cuenta los siguientes puntos, porque necesitarás hacerlo para recibir la herencia:

  • Documentación necesaria: certificado de defunción, certificado de cobertura de fallecimiento, declaración de herederos.
  • Inventario de bienes. Tendrás que hacer una relación de los bienes que tenía el fallecido además de sus deudas.
  • Repartir los bienes entre los herederos. El profesional se encargará de repartir los bienes entre los herederos mediante el cuaderno particional.
  • Pagar el impuesto de Sucesiones y Donaciones en la comunidad autónoma del fallecido. Esta es la parte que menos gusta pero es totalmente necesario. Para ello, habrá un plazo de 6 meses, aunque se puede prorrogar por seis meses más si se solicita en el quinto mes.
  • Se reciben los bienes. Tras lo anterior, es el momento de recibir los bienes que deberán ser inscritos (en algunos pasos) en el Registro de la Propiedad.

 

Como ves, en el caso de que el fallecido no hubiera dejado un testamento en vida, como heredero podrás recibir igualmente la herencia en caso proporcional. En el caso de no haber herederos, iría para el estado.

Muchas personas que no tienen familia, deciden dejársela en vida a la persona que los cuidó. Sin embargo, en el caso de que no puedan hacerlo en vida porque fallecen antes, quedaría para el estado si no tienen descendientes o ascendientes.

Nosotros siempre recomendamos hacer testamento en vida, no importa la edad. Creemos, que debe hacerse siempre que se tenga algún bien, familia o hijos. Además, el procedimiento es rápido, sencillo y muy poco costoso, por lo que hoy en día cada vez son más las personas que ya no tienen en cuenta la “edad” para elaborarlo.

Esto es todo lo que necesitas saber si tienes dudas acerca de cómo repartir una herencia sin testamento. Recuerda que si tienes dudas o quieres que te hagamos el testamento, podremos ayudarte en todo lo que necesites.

 

 

6 razones para hacer testamento

Estas son las 6 razones para hacer testamento

Siempre que un cliente nos pregunta si debe de hacer testamento o no, nosotros se lo recomendamos, puesto que todo son ventajas. ¿Pero cuáles son esas ventajas? Hoy te hablaremos de 6 razones para hacer testamento.

 Hacer testamento no es obligatorio pero sí es muy conveniente, porque es un trámite sencillo y rápido que podrás hacer por muy poco dinero y a cambio proteger a toda la familia.

 

1- Protege a testador y herederos

Una de las principales ventajas es que el testamento protege a testador y herederos. Es decir, aunque no es obligatorio, sí es muy aconsejable puesto que es un trámite rápido y sencillo que recoge la voluntad de una persona sobre cómo se han de repartir los bienes y derechos tras fallecer.

Podríamos decir que el hecho de tenerlo, aporta por un lado seguridad jurídica al testador y evita futuros problemas a los herederos.

 

2- No se pierden los bienes

El testamento es un acto de derecho sucesorio que recoge la última voluntad de quien lo otorga, además de sus afectos, que se dan después del fallecimiento. Digamos, que se hace el testamento en vida para que tras fallecer, puedan pasar esos bienes a las personas que aparecen recogidas en la última voluntad del fallecido.

Aunque hay quienes dicen que el hacer el testamento se pierden los bienes, esto dista mucho de la realidad. No se pierden los bienes. Simplemente, cambian de manos. Solo hay que acudir a una notaría y otorgar la última voluntad ante notario.

Esta es una de las principales razones para hacerlo, porque los bienes no se pierden, sino que van a las manos correctas. Imagina que quieres dejarle todos tus bienes a la persona que te cuidó tus últimos años de vida… si no haces el testamento, no van a poder ser para esa persona. Es necesario que esté reflejado de forma legal en un documento.

 

3- El precio de hacer el testamento es bajo

¿Sabías que el precio de hacer el testamento es realmente bajo? Nosotros podremos hacerte el testamento al mejor precio garantizado. El precio podríamos decir que es en base al número de folios, dependiendo de lo complejo que pueda resultar realizarlo. Pero por lo general, es un precio fácilmente asumible.

Es decir, el precio no es un impedimento para hacer el testamento, más bien todo lo contrario porque tiene un coste que “cualquier” persona puede asumir sin problema alguno a cambio de dejar sellada su última voluntad.

 

4- Cualquiera puede otorgar testamento

Más concretamente, es desde los 14 años cuando se puede otorgar el testamento. Depende de muchos factores, como de las circunstancias personales y patrimoniales de la persona. Lo normal o más común, es hacerlo a una edad madura, cuando se está casado, hijos, bienes…

Muchas personas caen en ese dicho de que el testamento se hace cuando hay una enfermedad o una edad avanzada.. realmente, esto no tiene que ser así porque uno no sabe cuando va a fallecer, digamos, que puede ocurrir de imprevisto. Pero sí es común hacerlo cuando ya se tiene algún bien que dejar o familia. En este momento, es cuando recomendamos hacerlo.

5- El testamento se puede modificar

Otra de las razones por las que hacer el testamento, es porque realmente no es nada malo y puede hacer cuando se quiera, sobre todo teniendo en cuenta que el testamento se puede modificar. Partiendo de que se puede modificar, digamos que vas a poder hacerlo y cambiarlo cuando tú quieras, es revocable, y podrás modificarlo siempre que lo necesites.

En el momento en que redactas el último testamento, los anteriores dejarán de tener validez. Podrás cambiarlo siempre que lo necesites, cuando cambie tu última voluntad, porque la vida da muchas vueltas y a medida que pasan los años es muy común que haya personas que se deciden cambiarlo.

 

6- Es rápido y sencillo

Muchas personas son reacias a hacerlo porque creen que es demasiado laborioso. Pero esto dista mucho de la realidad, ya que hacer el testamento es rápido y sencillo. Y podrás realizarlo de distintas maneras y como te sea más cómodo: o bien en casa sin notario, testamento abierto o cerrado. Pero sin duda el testamento abierto es el más común, solo tendrás que ir al notario y tener el DNI. Luego, solo tendrás que explicar cómo quieres repartir el patrimonio y listo.

Es un proceso muy rápido y sencillo hacer el testamento, por lo que no es algo que deba de echarte para atrás a la hora de hacerlo. Solo tendrás que acudir al notario con tu documento de identificación y tener claro a qué personas quieres dejar los bienes y cómo deseas repartirlos.

Tras el fallecimiento, los herederos tendrán que hacer el inventario de los bienes, con sus derechos y deudas si lo hubiese. Es importante aclarar, que el testador podrá dejar el patrimonio a quien quiera aunque existen legítimas, que es lo que marca los límites del reparto de bienes a herederos forzosos.

 

Y recuerda, que no necesitas la presencia de testigos para otorgarlo

Por último, solo necesitas saber que para otorgar el testamento no necesitas la presencia de testigos, salvo en casos de especiales, como que por el ejemplo el testador no pueda firmar, sea invidente o tenga una capacidad alta.

Estas son algunas razones por las que recomendamos hacer el testamento. Son todo facilidades para los heredados, para que puedas repartirlo como gustes, dejando clara cuál es tu última voluntad. Es decir, cómo quieres que se repartan los bienes en vida.

¿Quieres que te hagamos el testamento? No dudes en contactar con nosotros si lo necesitas, porque podremos ayudarte a hacer el testamento con éxito para que tu última voluntad quede recogida.

Esperamos haberte ayudado y que te animes a hacer un testamento, porque como te mencionamos, todo son ventajas y es algo que no tiene edad. En el momento en el que tengas bienes o familia, sí deberás plantearte acudir al notario para realizar el testamento. Nosotros siempre recomendamos hacerlo así, pero podrás hacerlo en cuanto lo veas necesario y conveniente.

 

¿En qué consiste la legítima de una herencia?

Uno de los temas más delicados que encontramos en la actualidad, son las herencias. Se han vuelto uno de los temas más populares y sobre el que los ciudadanos empiezan a tener cada vez más dudas, puesto que es complicado entender por ejemplo en qué consiste la legítima de una herencia, porque hay mucho desconocimiento acerca de estos temas en nuestro país.

Se dice, que hoy en día para recibir una herencia hay que tener dinero en metálico porque hay que hacer frente a muchos impuestos. Ya hemos hablado en otro de los textos de los impuestos de sucesiones, y te invitamos a lo que lo leas para que no sigas teniendo dudas al respecto. Hoy hablaremos de la legítima de una herencia.

 

En qué consiste la legítima de una herencia

Si nos centramos en el concepto de legítima de una herencia, tenemos que es aquella parte de los bienes de una herencia que van destinados de forma obligatoria a cada uno de los herederos, de los herederos forzosos que tenga el testador. Es decir, los que tiene la persona que deja los bienes.

Llegados a este punto, digamos que la legítima de una herencia es distinta en función del heredero que esté llamado a disfrutar de la herencia. Esto es lo que vamos a contemplar en los distintos puntos, tanto si los herederos son hijos, como descendientes, ascendiente o cónyuges. Analizaremos todo esto a continuación para que sepas en qué consiste la legítima y cómo funciona según cada uno de los casos según descendientes, ascendientes y cónyuges.

 

¿Qué ocurre cuando los herederos son hijos o descendientes?

En muchas ocasiones, nos planteamos dudas acerca del concepto de legítima de una herencia cuando estamos ante herederos que son hijos o descendientes. Cuando ocurre que el fallecido deja sus bienes a hijos o descendientes, la legítima de la herencia constituye las 2 / 3 partes de todos los bienes, derechos y obligaciones que constituyen la herencia.

Digamos, que la ley autoriza al testador a tener un tercio de estos dos para para destinarlo a mejorar la situación de los descendientes. Por eso es muy importante que entiendas todos estos conceptos que tratemos en el artículo.

¿Qué ocurre con la tercera parte de la herencia que queda? Se llama tercio de libre disposición. El testador podrá destinarlo al fin que considere.

legítima de una herencia con hijos o sin ellos

¿Cómo es la legítima de una herencia a padres o ascendientes?

Si lo que ocurre es que concurren padres o ascendientes, la ley dice que tienen todo el derecho padres o ascendientes del testador la mitad del haber de los hijos o descendientes. Pero si esta herencia también estuviera asociada a un cónyuge viudo del fallecido, la legítima de los ascendientes o padres sería una tercera parte.

Por tanto, el derecho reservado a los padres se dividirá en 2 partes iguales (uno para cada una de las partes). De ocurrir que uno de ellos ha muerto, recaería la legítima sobre el padre que estuviera en vida.

 

¿Qué establece la legítima de una herencia?

En cuanto a la legítima de una herencia, el artículo 813 del Código Civil dice que el testador no podrá privar a los herederos de su legítima herencia. Solo ocurrirá esto en determinados casos y que hayan sido establecidos previamente por ley. De la misma manera, tampoco podrá imponer sobre la legítima un gravamen u otra condición.

 

¿Qué diferencias de “poder” encontramos entre descendientes, ascendientes y cónyuges?

A la hora de heredar una herencia, si todavía tienes dudas al respecto debes de tener claro los siguientes conceptos para que no te cojan por sorpresa y que aclararemos a continuación para que no te quepan dudas. Digamos, que tenemos 3 tipos que son los descendientes, ascendientes y cónyuges que adquieren mucha importancia en el tema de las herencias.

  • Descendientes. Tienen derecho a dos tercios de la herencia. Uno de ellos a repartir entre partes iguales y el otro según disponga el testador. Es decir, se puede dejar todo a uno si se prefiere. Juegan uno de los papeles más importantes por eso es muy importante conocer bien las derechos de los descendientes e hijos de la persona que hereda los bienes.
  • Ascendientes. Tienen derechos siempre que no haya descendientes. Más concretamente, tienen derecho a la mitad de la herencia o al tercio en el caso de haber un cónyuge viudo. Si hay descendientes ya no se tienen derechos.
  • Cónyuge. De por sí no tiene derecho a la propiedad pero sí al usufructo vitalicio. En el caso de que tuviera ascendientes tendría derecho al usufructo de la mitad. En el caso de que hubiera descendientes, al usufructo del tercero (el que se reparte según decide). Pero si no se contemplan ninguno de los anteriores casos porque ni hay ascendientes ni descendientes, será de dos terceros de la herencia.

 

¿Es posible que alguien decida desheredar?

Se puede privar de la legítima a los herederos forzosos. Son las únicas circunstancias en las que se pueden saltar las legítimas. Pero también se puede dar el caso de que uno de los herederos no quiera recibir la herencia ya sea por unos motivos u otros. Es decir, en muchas ocasiones, por problemas en la familia decide renunciar a la herencia. En otras ocasiones, para heredar deudas, otros prefieren no hacerse cargo. Lo mismo si no tienen metálico para afrontarlo.

Entendemos que el tema de las herencias es muy delicado porque en muchas ocasiones, uno no sabe a qué cantidad de impuestos tiene que hacer cargo. Pero de eso no tendrás de que preocuparte por más tiempo, porque ya te lo hemos resuelto en otro de los artículos. Pero al menos, al haberte hablado de qué es la legítima de una herencia, tendrás menos dudas para afrontar tu herencia.

Esperamos que te haya quedado más claro que es la legítima de una herencia y todo lo que necesitas conocer. Está claro, que si tienes dudas acerca de tu caso vamos a poder ofrecerte una atención personalizada e información más precisa. Pero si te han quedado dudas, puedes preguntarnos qué vamos a poder ayudarte en todo lo que haga falta.

¿Cuánto hay que pagar por el impuesto de sucesiones?

¿Cuánto nos cuesta el impuesto de sucesiones?

Si acabas de recibir una herencia o quieres conocer todo sobre este tema, desde Roces Castaño vamos a ofrecerte una serie de artículos sobre herencias y sucesiones para que estés al tanto de toda la información que necesitas conocer. Sabemos de la importancia de este tema para las personas que reciben una herencia, por lo que te contaremos, cómo es posible calcular el impuesto de sucesiones.

Una de las preguntas que más personas se hacen últimamente es cuánto hay que pagar por el impuesto de sucesiones. Pero para saber el impuesto a pagar, hay que conocer una serie de factores que son los que determinan la cantidad total. Nosotros podemos ayudarte en todo el procedimiento, pero básicamente, lo determinan los siguientes factores que veremos:

 

Cuánto hay que pagar por el impuesto de sucesiones: cómo calcularlo

Son muchos los factores que determinan el importe de la factura fiscal, algunos de ellos son los que analizaremos en los siguientes puntos:

  • El patrimonio. Se tiene en cuenta, para calcular el impuesto de sucesiones, el patrimonio que tiene la persona que recibe la herencia. Por ejemplo, en el caso de que la persona que reciba la herencia tenga un patrimonio grande, le va a salir más caro heredar respecto a otra persona que “no tiene nada”. Muchas personas que tienen un patrimonio grande de por sí, para evitar pagar altos impuestos, lo que hacen es dejar la herencia en vida, porque sale más económico cambiar el titular que enfrentarse a una herencia.
  • El valor de la herencia. Uno de los puntos más importantes a tener en cuenta sin duda alguna es el valor de la herencia, porque sigue una escala progresiva. Se paga más cuanto mayor es el valor de la herencia. Es decir, si recibes una herencia grande, pagarás más (mayor porcentaje) que alguien que recibe una herencia más pequeña.
  • El grado de parentesco. Se tiene en cuenta también el grado de parentesco con la persona que ha fallecido. Cuanto más lejano sea el parentesco más se paga (mayor es el porcentaje).

Estos son los factores que determinan el impuesto de sucesiones. Si nos hablas de tu caso, podremos darte el valor exacto que te sale a pagar por recibir la herencia, pero es importante que tengas en cuenta estos factores para saber si más o menos te saldrá a pagar “más” o menos de lo que esperabas.

También es importante tener en cuenta los casos de negocios familiares o viviendas familiares. Si los herederos son el cónyuge y los hijos y se hereda la vivienda habitual, la bonificación puede ser de hasta el 99% de máximo.

 

¿Quién tiene que pagar el impuesto de sucesiones?

Siguiendo con con las preguntas y respuestas del impuesto de sucesiones, vamos a analizar la segunda pregunta que seguro te estás cuestionando, y que es quién tiene que pagar el impuesto de sucesiones. La respuesta es sencilla, porque tendrás que pagarlo cada uno de los herederos siempre que acepte la herencia o reciba un legado de la persona que los ha dejado.

¿Cuánto tiempo hay para pagar este impuesto? Un plazo máximo de 6 meses desde el fallecimiento. De no pagar a tiempo, habrá que abonar un recargo, por lo que es muy importante cumplir con los plazos para pagar lo mínimo posible y evitar recargos a mayores.

¿Dónde se paga el impuesto de sucesiones?

El pago del impuesto de sucesiones se hace en el lugar de residencia de la persona fallecida, dentro de la comunidad autónoma. El plazo ya lo conoces, por lo que tendrás 6 meses para abonar la cantidad que te haya salido a pagar.

 

¿Tengo que pagar más impuestos cuando recibo una herencia?

Los impuestos a pagar, tras la aceptación de la herencia, son los impuestos de sucesiones y el impuesto sobre el incremento de valor de terrenos de naturaleza urbana (IIVTNU). Más conocido este segundo como plusvalía municipal.

 

¿Cuándo hay que pagar por el impuesto de plusvalía municipal?

El impuesto conocido como plusvalía municipal ahora es IIVTNU, y es posible que también tengas que hacerle frente además del impuesto de sucesiones. Depende de algunos factores, como de la normativa del Ayuntamiento en el que se encuentre el inmueble que has heredado, porque allí es donde tendrás que pagarlo. ¿El plazo? Un plazo de 6 meses pero prorrogable a un año.

Estos impuestos solo tendrás que pagarlos en el caso de aceptar la herencia, como es lógico. Porque en el momento en el que una persona fallece y somos herederos de algo, tenemos la opción de aceptar la herencia o rechazarla (lo que se conoce como repudiación).

En el momento en el que aceptamos la herencia tenemos que hacernos cargo de los impuestos derivados, porque hemos adquirido a cambio unos bienes. El problema, es que muchas personas no disponen de efectivo para hacer frente a altas herencias, por eso muchos deciden “dejar la herencia en vida”. En el caso de que sea tarde para eso, siempre podrás renunciar a la herencia. Tanto la aceptación como la renuncia son irrevocables, no podrás cambiar de opinión tras hacerlo. Y prescriben a los 30 años.

En el momento de aceptar la herencia, es importante que sepas que tenemos dos opciones: pura y simplemente o a beneficio de inventario. En el primero de los casos nos comprometemos a pagar todas las deudas de la persona fallecida, respondiendo con la herencia y todos nuestros bienes. Y en el segundo caso, solamente respondemos a las deudas con la herencia (sin tocar nuestros bienes).

No estás obligado en absoluto a aceptar una herencia y menos, si lo que recibes son deudas. Podrás declinarla y a cambio ahorrarte todos los impuestos que te hemos mencionado anteriormente.

Esperamos que te haya servido la información sobre los impuestos de las herencias, y que ahora ya sepas cuánto hay que pagar por el impuesto de sucesiones. Recuerda que si tienes dudas, estaremos encantados de ayudarte y asesorarte en todo lo que necesites. Lo único que queremos es que no tengas dudas al respecto y puedas contar con nosotros para lo que necesites.

 

Desahucios en alquileres

Desahucios en alquileres, todo lo que necesitas saber.

Son muchas las dudas que circulan en torno a los desahucios en alquileres por impago y en este artículo, te hablaremos de todo lo que necesitas saber sobre los desahucios.

Y es que uno de los miedos que tienen muchos arrendatarios a la hora de poner su piso en alquiler, es qué ocurre si el inquilino no paga. Estamos ante uno de los temas más complejos que existen. Pero hoy intentaremos aclararte todas las dudas y contarte qué es lo que dice la ley en estos casos.

 

Desahucios, ¿qué puede hacer el propietario sí se produce impago por parte del inquilino?

Después de que se formalice el contrato de arrendamiento, el inquilino tiene el deber de abonar la renta todos los meses al propietario de la vivienda. El inquilino tiene el deber de hacerlo y en el caso de no hacerlo, podría ser denunciado y obligado a pagar las cuotas o renunciar por completo a la vivienda, aunque lamentablemente, el proceso suele ser lento y molesto.

¿Qué ocurre en el momento en el que tiene lugar el incumplimiento por parte del arrendatario? Cuando se produce esto, el arrendador se lo puede reclamar, y el siguiente paso, es plantear la resolución del contrato e indicar que abandone el inmueble arrendado además de pagar el importe requerido.

El problema llega, sobre todo, cuando el inquilino se niega a pagar de todas todas y también se niega a abandonar la vivienda en la que reside sin pagar por ella. En el caso de que se ponga a la negativa y no quiera pagar, se está produciendo un incumplimiento por parte del arrendatario, lo que podría dar lugar a lo que se conoce como desahucio.

En el momento en el que pasa esto, se produce el desahucio de la persona. Las razones que han llevado a eso es el hecho de “no pagar la mensualidad” o de no querer abandonar la vivienda (por no pagar).

Una pregunta que se hacen muchos propietarios, es si en el caso de que el inquilino no pague, si eso le da derecho a entrar en la vivienda. Y por ley, a pesar de que el inquilino no pague, no le da derecho al propietario a que entre en su casa, vamos, que no podría entrar con el inquilino dentro a pesar de que éste no pague sus cuotas del alquiler. Esto se debe, a que está indicado en el contrato de arrendamiento, que solo se puede dar de baja por ambas partes.

En el caso de que el inquilino siga en su negativa, lo único que queda es proceder al desahucio para que el arrendatario pueda recuperar su casa. Es un proceso lento y muy molesto para la parte del arrendatario, que ve que no puede entrar en su casa a pesar de que el inquilino no la está pagando.

En el momento en el que esto ocurre, mediante la resolución del contrato o resolución judicial, el arrendador está obligado a iniciar el procedimiento de desahucio en el alquiler.

 

¿En qué momento se puede presentar la demanda de desahucio por impago?

Otra pregunta que también se cuestionan muchas personas, es “cuando es el momento de presentar la demanda de desahucio por impago”. Lo cierto, es que el arrendador puede iniciar este procedimiento en el momento en el que se produce el primer impago de renta del alquiler. Porque está en todo su derecho a reclamar su vivienda, ya que su inquilino no le ha pagado.

Así que, en el momento en el que se produce un impago de renta de alquiler, es conveniente evitar que el arrendatario enerve la acción (que tenga la posibilidad de evitar el desahucio mediante el pago), dándole un mes más de margen (por ejemplo). Pero si pasa un mes desde la demanda y el inquilino todavía no ha abonado el importe, el procedimiento continuará hasta que tenga lugar el desalojo del arrendatario.

 

¿Qué hacer antes de iniciar el desahucio por falta de pago?

Lo primero que se debe de hacer, es iniciar una demanda de desahucio por la vía judicial. Para ello, va a necesitar de un abogado y de un procurador. En el momento en que ambas partes dejan de entenderse y se produce el impago, no queda otra de proceder al desahucio por muy molesto que pueda ser para el dueño de la vivienda, porque es la única manera de recuperar su casa.

El procedimiento de desahucio, tiene que ver con la Ley 19/2009, que aumenta la seguridad jurídica de los propietarios y modifica 3 textos legales: ley de arrendamientos urbanos, enjuiciamiento civil y propiedad horizontal. Estos cambios introducidos, se han producido por un fin, para facilitar a que los arrendadores puedan recuperar su vivienda de modo rápido y sencillo en el momento en el que se producen impagos en el alquiler.

Entre los cambios introducidos por la Ley, tenemos los siguientes (muy importantes):

  • El propietario puede actuar cuando el inquilino deba una mensualidad de la renta (antes tenía que esperar 2 meses).
  • Si la demanda de desahucio va acompañada de la petición de desalojo, no tendrá que esperar 20 días para pedir la ejecución.
  • La reforma obliga a resolver en un plazo de 6 días.
  • El inquilino queda formalmente citado a junio si no se encuentra en su domicilio cuando se le va a notificar de la vista.
  • El propietario puede perdonar toda o parte de la deuda si va en el plazo que determine y que no sea inferior a 15 días.

Cómo ves, el proceso de desahucio es largo y tedioso. Digamos que es un “mal trago” al que lamentablemente muchas personas se enfrentan cada día y que puede llegar a ser muy frustrante. Pero en los últimos años, la ley ha evolucionado favorablemente para que pueda ser más rápido.

Si tienes cualquier duda que quieras resolver, ya sabes que somos abogados y que podremos ayudarte en todo lo que necesites y asesorarte. Contacta sin compromiso para obtener más información, nos aseguraremos de que el proceso sea lo más rápido y eficaz posible.