infidelidad

Infidelidad y Culpabilidad

Sin ninguna duda descubrir una infidelidad es uno de los motivos que provocan la pérdida de la confianza en una pareja, y por lo tanto es motivo más que suficiente para romper los vínculos creados por el matrimonio. Ahora bien, legalmente no es importante la infidelidad en el matrimonio como motivo o causa de divorcio, es decir, la infidelidad no se puede alegar como causa para solicitar el divorcio.

Seguramente si alguien ha llegado a este artículo y se encuentra en una situación de este tipo, pensará que es injusto ser engañado y seguir teniendo los mismos derechos, y lo entendemos, pero esa es la realidad, no se castiga legalmente al cónyuge infiel.

Desde la reforma del año 2005, la infidelidad es si cabe más aún, una cuestión de la esfera personal.

Con la introducción del divorcio express, se eliminó la necesidad de alegar causas para la petición del divorcio, y con la petición por una de las partes basta. Es decir, la simple voluntad de uno de los cónyuges de no continuar con el matrimonio es suficiente para poder obtener el divorcio.

Uno de los errores más comunes que parte de la ciudadanía tiene respecto del divorcio es que la culpabilidad de uno u otro cónyuge respecto a la ruptura conlleva algún tipo de consecuencia jurídica o penalización por parte de la ley. Sin embargo, el divorcio por adulterio en España no existe, porque como ya he comentado, desde hace bastante tiempo, la culpa en el divorcio ni es motivo para poner una demanda, ni implica la concesión de ventaja alguna sobre el otro.

Este error viene originado en parte porque hasta el año 2005 en España era necesario alegar una causa para solicitar la separación o divorcio, y había que indicar que una de los dos partes al menos había incurrido en un comportamiento culposo de entre los que venían tasados a los efectos de que se tramitara la demanda, quedando así en el acervo cultural del español medio esa vinculación entre divorcio y cónyuge culpable.

Además de ese componente histórico, es cierto que resulta difícil entender para un lego en derecho, y esta es una de las conversaciones recurrentes que mantenemos los abogados con nuestros clientes, que el cónyuge infiel parte, a los ojos del juez, con los mismos derechos y ventajas que el otro cónyuge.

Pero sea como fuere es así, y ya con independencia de que las temáticas morales y las jurídicas no tienen por qué ir siempre de la mano, hay otras cuestiones que si nos paramos a pensar invitan a que la culpabilidad de un cónyuge no influya en los aspectos que suelen debatirse en un procedimiento de divorcio o guarda y custodia (parejas no casadas). Para empezar, no siempre un marido infiel o una esposa infiel son malos padres, así que no se puede privar sin más de la guarda y custodia de los menores a un progenitor porque se haya enamorado de una tercera persona. Y por otro lado –y de esto las parejas con el número suficiente de años de convivencia a sus espaldas sabemos bastante– el porcentaje de culpabilidad en el fracaso de una relación que pueda tener cada miembro de la pareja es muy subjetivo y difícil de medir. A mayor abundancia, la labor de los jueces no consiste en escuchar los mutuos reproches y desencuentros que cada matrimonio haya tenido a lo largo de su andadura sentimental en interminables juicios por divorcio contencioso.

Así que, dicho en castellano, al juez no le resulta de interés quién engañó a quién o quién hizo o dejó de hacer tal cosa. No se gaste el dinero, pues, en detectives privados o en hackear ordenadores en busca de pruebas incriminatorias de infidelidad. No le servirán para nada, al menos a efectos jurídicos.

Nos vemos en la siguiente entrega que tratará sobre la separación o el divorcio.

Y recuerda si necesitas consejo profesional, estoy a tu disposición.

Por cierto la primera consulta ES GRATIS.

Si te ha gustado por favor comparte...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *